Actor Político
www.actorpolitico.com
miércoles 24 de abril de 2019 - Edición Nº1766
Opinión

¿Qué Cristina, y cuándo?

Autor: Lucio Fernández Mouján

11 feb - El año electoral ya arrancó y lo único que falta para que la campaña dé la señal de largada es la decisión de la ex presidenta Cristina Fernández. ¿Conviene seguir esperando? ¿A quién beneficia una campaña corta? ¿Qué quiere mostrar la oposición? Son algunas preguntas que se plantea el artículo.

Ya pasó un mes del comienzo del año electoral y el panorama político presenta una chatura llamativa. Hace ya varios meses se lanzó el espacio de Alternativa Federal con Massa, Urtubey y Pichetto, que logra sacar algunas notas en diarios, pero que poco mueve el amperímetro electoral. La aparición de Lavagna genera cierta expectativa en los sectores “ni-ni” (ni macristas ni kirchneristas), pero se lo observa con poca audacia política. Sólo emergerá si amplios sectores opositores le liberan el espacio.

Además de la pregunta sobre la crisis económica, si se profundizará o si estabilizará, la única incertidumbre es qué hará la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Pregunta que abarca varias dimensiones, no sólo las más evidente y urgente, si será o no candidata. Sino qué imagen de sí misma querrá presentar, algo que implica desde un (¿nuevo?) relato de su gestión, la amplitud del espacio político a representar y la propuesta política.

Techo

Para quienes trabajaron en el análisis de campañas electorales las presidenciales de 2015 sirvieron para tirar por tierra algunos mitos. Un candidato símbolo de la elite empresarial argentina, defensor del menemismo, carente de carisma y con antecedentes penales lograba perforar techos electorales y ponerse la banda presidencial. Macri fue Mauricio. El momento bisagra de la campaña fue el día de la victoria de Rodríguez Larreta. Allí, el candidato subió al escenario y anunció que no sólo no se reducirían los planes sociales sino que se ampliarían y –entre otras cosas- que Aerolíneas Argentinas permanecería en manos del Estado. Un giro estratégico, disruptivo, parte de una cuidada campaña electoral, que le permitió perforar el imaginario techo electoral.

Se habla mucho del techo de Cristina. Que no le alcanza para ganar un balotaje, que depende de una crisis mayor. Lo cierto es que hoy no le sobra nada y que parece de hormigón su expectativa electoral. Sin embargo el tiempo y la imaginación política son corrosivos eficaces.

Sobre estos temas hizo mención el especialista Ignacio Ramírez. Y señala que cuanto más tiempo tarden las definiciones electorales menos se podrá construir una candidatura. Es evidente para un candidato que no sea Cristina, pero hecha luz también sobre la candidatura de la ex presidenta. Si ella no habla, si no define, su candidatura la armarán los otros, los temidos medios hegemónicos.

Qué, con quiénes

Revanchista, mesiánica, madurista, corrupta, soberbia son algunos atributos que hoy recaen en el significante “cristina”. 8 años de gobierno, con el recuerdo fresco, dificultan la construcción de una imagen nueva, pero algunas cosas se pueden ensayar. Imaginación política y tiempo.

Discursos cortos, ropa austera, escenarios cercanos, abuela, sonrisas y baile. La campaña para la senaduría en 2017 comenzó con mucha revisión sobre el pasado. Después de las PASO y durante el 2018 ese nuevo perfil fue abandonado. Pero ahí se pueden encontrar algunas claves.

El armado político no sólo suma o resta voluntades sino que da señales de niveles de apertura, volumen político. A la #tropa, a los señaladores de traidores puede no atraerle, pero la suma de dirigentes y fuerzas sociales a un armado opositor son guiños de cambio respecto al rumbo tomado desde 2011, cuando el kirchnerismo se fue degajando y sólo le habló a los propios. Sin acallar sus voces disidentes, críticas y autocríticas, como la de Hugo Moyano, Alberto Fernández, Felipe Solá, el Movimiento Evita, Barrios de Pie, Pino Solanas y Juan Grabois. ¿Cuánto le sumaría el probable acercamiento de Sergio Massa, que viene dando señales desde que tiraron por tierra el desdoblamiento de la Provincia de Buenos Aires? ¿Cuánto el peronismo cordobés? ¿Y un importante sector empresarial? ¿Un gabinete de notables, con un apellido Lavagna adentro? El cálculo no es algebraico, pero tampoco, como se puede escuchar, el acercamiento a Cristina es mancha venenosa.

Por último, según distintos analistas la campaña también mostrará una disputa de agendas. El gobierno querrá hablar de inseguridad y orden social para borrar la economía, mientras que toda la oposición hablará de economía. Una encuesta de la consultora Synopsis publicada hace pocas semanas complejiza el análisis. Ante la pregunta sobre la responsabilidad de la actual crisis económica, la muestra expresa paridad en cuanto a la responsabilidad del actual gobierno y la herencia recibida. Parece que no sólo alcanza con contrastar datos, sino que hay que darles una explicación y una propuesta viable de salida.

Cuándo

Muchas veces se reconoció que el silencio de Cristina era salud. Permitía que se hablara del presente, del gobierno y su crisis, que se expresara la oposición social. Pero ese tiempo terminó. Del resto de la oposición al gobierno no emergió una figura nueva atractiva. Una campaña corta beneficia al gobierno que ya mostró sus cartas, tiene la gestión del día a día y la alianza con el poder judicial y los principales medios de comunicación.

Se especula con el factor sorpresa, se sabe que Cristina (y no sólo ella) suele esperar hasta último momento para tomar una definición. Si no hay nada nuevo que mostrar, si no hay que cambiar el perfil del candidato/a, si se cree que la mejor campaña la hace sólo el gobierno y su errorismo, esa posición sería correcta. Pero la experiencia enseña que el macrismo muestra su mejor cara en las campañas electorales. Construir una propia requiere tiempo, necesita mostrar un nuevo perfil que rompa el techo electoral, que hable del pasado, del presente y sobre todo el futuro.

Lucio Fernández Mouján es politólogo y miembro del Grupo de Estudios sobre Participación y Movilización Política, Instituto Gino Germani, UBA, y del PEPTIS (Programa de Economía Popular y Tecnologías de Impacto Social), UMET/CITRA. @carraspero

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias