Actor Político
www.actorpolitico.com
lunes 10 de diciembre de 2018 - Edición Nº1631
Opinión

El peronismo responde a la amenaza de los cuadernos

Autor: Pablo Papini

23 ago -

Estando el macrismo en jaque debido a la crisis económica y al escándalo de los cuadernos el interés político se concentra totalmente en el peronismo.La reconciliación que viene marchando entre el segmento K y algunos de quienes no se inscriben allí fue una de las causas que determinó el estallido de la versión local del Lava Jato. Que en principio apunta contra CFK; pero que, en el fondo, aspira a barrer con toda la clase dirigencial, en tanto incapaz para garantizar gobernabilidad y exclusión social en simultáneo.

Es aquella reunificación lo que busca desbaratar la prosa ¿del chofer Oscar Centeno? Si el justicialismo elude el escollo y mantiene el trazado original, podrá repeler los ataques que llegan desde el juzgado de Claudio Bonadio. Esa será mejor defensa que cualquiera que vertebren los abogados. En esta partida, toda vez quese insiste, surge de la desesperación del establishment que comprueba la imposibilidad de concretar sus intereses por vía democrática, se juega más que un conflicto jurídico. Se trata de saber si la política se dejará llevar de las narices por los dueños reales del país, o no.

Es por todo esto que el duelo de la semana pasada por los allanamientos pedidos por Bonadio respecto de Cristina Fernández dolió tanto. Si todo pasa ahora por el peronismo, y si lo que hay en disputa (con disfraz de cruzada moral) es el programa que Mauricio Macri no puede desplegar exitosamente, para el statu quo fue una derrota muy ruidosa aquella en el Senado, la caja de resonancia que grafica mejor que nada las relaciones de poder entre los compañeros. Haber conseguido arriar apenas uno de cada cuatro legisladores allí es, lisa y llanamente, nada. Nadie ignora que la medida requerida por el ex segundo de Carlos Corach arrojará también nada. Tampoco que en algún momento se alcanzarían el quorum y la mayoría necesarios para avanzar sobre los domicilios de la presidenta mandato cumplido. Ni que el terreno de combate no es todo el sistema partidario sino sólo el justicialismo. Y allí cayeron estrepitosamente.

Por eso fue la propia CFK quien se anticipó a lo que, fatalmente, igual ocurriría. El triunfo crucial ya lo había obtenido siete días antes. Logró que los acuerdos que venía trabando con sus pares caciques peronistas se prolongasen hacia la operación cuadernos, construyendo mayoría al interior de dicha familia en cuanto a la convicción de que aquí se viene a por todos, no sólo por ella. Le tocaba retribuir el gesto, aceptando la medida de prueba. Porque eso le baja el precio a una derrota pírrica, que carece de peso propio (nutrida de senadores que van camino a la inviabilidad política: los de Cambiemos); y les hace más fáciles las cosas a quienes apostaron fuerte a su favor en el primer intento. Resulta auspicioso que quienes representan a una mayoría fragmentada vuelvan a acercarse para reconstituirla. Mucho más lo es que se cumplan los pactos entre esas partes, de cara al futuro. Esto es, al armado de una alternativa a la CEOcracia.

Del embate a Cristina, pues, nace una reacción a la altura de lo que se necesita porque son más los actores en cuestión que comprendieron la magnitud del desafío que los que se entregaron. Y esto mientras la economía, por supuesto, sigue derritiéndose.

No estaría caminando este Lava Jato. Ergo, es de esperar que crezca la irracionalidad.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias