Actor Político
www.actorpolitico.com
sábado 23 de marzo de 2019 - Edición Nº1734
Actores

Ramón Garaza adelanta el lanzamiento de un frente gremial regional: "Los trabajadores necesitamos unidad para frenar el ajuste"

1 may 2018 - Actor Político dialogó con el secretario general de SUPEH (Sindicatos Unidos Petroleros e Hidrocarburíferos).

A horas del lanzamiento del Frente Gremial que nuclea a los sindicatos más importantes de La Plata, Berisso y Ensenada, Actor Político dialogó con el jefe de los trabajadores petroleros, Ramón Garaza. El "negro", como le dicen sus compañeros, representa a un sector del movimiento obrero que sorprende por su trasvasamiento generacional. De hecho, hablamos de un dirigente que tiene 54 años.

Nos cuenta que todos los secretarios generales coincidieron en que es el momento de que los trabajadores organizados unifiquen y muestren una propuesta programática que represente las demandas de las bases y de toda la sociedad civil, que está siendo asfixiada por los tarifazos, la inflación y la pérdida del poder adquisitivo.

Garaza cuenta que tienen buen diálogo con otras centrales obreras, pero deja en claro que son parte de la Confederación General del Trabajo y nos dice que si todas las corrientes no están unificadas le hacen un mal en términos políticos al pueblo. Parece entender más que la dirigencia política la estrategia de Cambiemos de dividir al peronismo y plantea que el espacio de acción para los trabajadores tiene que ser la CGT unificada.

“A mí no me gusta hacer muchos relatos, si no utilizar el sentido común y ser práctico. El sentido común indica que tenemos que estar organizados, estar en la calle y defender el trabajo, después que cada uno lo adorne como quiera”, plantea, dejando en claro que si hay que definirlo, tendríamos que ubicarlo en el universo de los pragmáticos.

La CGT se consolida como un actor trascendental de la política regional y en esto Garaza es claro y trata de que el mensaje le llegue a los dirigentes políticos y sindicales, porque entiende que las decisiones son políticas. “Si no comprendemos esto, no aprendimos nada, es una gran mentira que el dirigente sindical está para discutir un punto más o un punto menos en un paritaria, hay que discutir política”, sostiene y detalla cómo será esta gran cita que se dará el movimiento obrero en la sede de Luz y Fuerza.

Actor Político: Después de la derrota de 2015, ¿como se reestructuró la regional de la CGT de La Plata, Berisso y Ensenada?

Ramón Garaza: Nosotros estamos teniendo la problemática que tiene la política, que no está ajena a los dirigentes gremiales de la región. Por eso hay dos CGT, nosotros estamos en la Rucci. Somos una de las regionales más importantes del país, cuenta con casi 70 gremios en lo que es La Plata, Berisso, Ensenada, Punta Indio y Magdalena. Tiene una trascendencia importante la CGT de esta región, porque está instalada en la capital de la Provincia, en una zona industrial.
Uno de los motivos por los cuales estamos armando este frente gremial y el acto del jueves, que para nosotros es trascendental, tiene que ver con la inactividad que está teniendo la CGT , algo de lo que nos hacemos responsables. Yo no puedo tirar la pelota afuera porque soy parte de la CGT nacional. Sí es claro que con todas las problemáticas que hay, despidos, suspensiones, el riesgo de pérdida de trabajo que tenemos, no puede estar la central obrera ajena a todo eso.
Hay varios compañeros jóvenes que son secretarios generales en sus gremios con los cuales empezamos a charlar y discutir cual podía ser la herramienta que sirva para discutir contra este Gobierno, como nos podemos parar contra los tarifazos, contra la nueva ley de reforma laboral que quiere imponer Macri, y vimos que teniamos que potenciar este frente gremial. Ahí participan las dos CGT, las dos CTA, y cuando se de la normalización de la CGT, cada uno estará donde le corresponda.
AP: Este frente que se va armando acá ¿coordina con la corriente federal de Sergio Palazzo, Pablo Moyano, o tratan de coordinar con otros sectores también?

RG: Acá pasa como en el peronismo, hay diferencias. Si me preguntás, compartimos más el pensamiento de los compañeros de la corriente federal, pero nosotros no somos de esa corriente, somos de la CGT y la mayoría de los que componen este frente regional también lo son.
Creo que hay que superar estas cuestiones, si nosotros no entendemos que necesitamos unificar, creo que le estamos haciendo un mal en términos políticos a nuestro pueblo y nosotros no estamos haciendo lo mejor para representar a los trabajadores. Tenemos que tener una CGT unificada, fuerte, y todos los movimientos gremiales deberíamos estar ahí.

Insisto, las diferencias están pero hay que superarlas. La realidad amerita que las superemos.

AP: Se viene un acto importante mañana. ¿El momento se debe a la realidad que se vivió en estos últimos meses, que fue muy duro en materia de tarifazos y aumentos? Creo que el movimiento obrero en su conjunto está haciendo un diagnóstico similar en torno a la coyuntura económica.

RG: Sin lugar a dudas, con el agravante – y esto no sale en los grandes medios de comunicación - de que hay despidos, que cierran fábricas, las grandes fábricas también están en problemas. El astillero está preocupado, en YPF también hay preocupación, los bancarios en la calle, los docentes en lucha. Me parece que los que tenemos responsabilidad no podemos andar con mezquindades, si no ponernos a la altura de las circunstancias.

AP: ¿El lanzamiento del frente va a ser en el sindicato de Luz y Fuerza?

RG: Sí, y no es casualidad. Luz y Fuerza es un gremio que en la historia del movimiento obrero tiene un significado de lucha.

AP: El espíritu de la convocatoria entonces tiene que ver fundamentalmente con manifestarse en contra de los despidos y los tarifazos y defender los puestos de trabajo.

RG: Totalmente. A mi no me gusta hacer muchos relatos, si no utilizar el sentido común y ser práctico. El sentido común indica que tenemos que estar organizados, estar en la calle y defender el trabajo, después que cada uno lo adorne como quiera.

Y también no es casualidad que en una primera instancia lo hayamos elegido en principio el 27, que finalmente es mañana 3 de mayo por una cuestión climatica, pero esa fecha orignal tiene que ver con la historia de lucha del movimiento obrero. Un 27 de abril de 1979 se junta la CGT intervenida con los militares, y el denominado grupo de los 25 organiza la primera huelga general contra el gobierno militar. Y eso era porque el gobierno militar aplicaba estas políticas económicas, no solo había persecución y tortura. Hubo baja de salarios, desocupación, la importación que autorizó Martínez de Hoz, todo eso terminó destrozando a la clase trabajadora.

La historia se vuelve a repetir, y queremos recordar la valentía que tuvieron aquellos jóvenes dirigentes.

AP: Más allá de coordinar, de juntar a todo ese espacio de los gremios, ¿es un llamado a la política regional también? ¿Ustedes convocan también a los dirigentes políticos no sindicales?

RG: Es el lanzamiento del frente gremial, pero por supuesto que hay que articular con la política, con las pequeñas y medianas empresas, con las que compartimos esta triste realidad. Yo estoy convencido de que las decisiones son políticas, si nosotros no comprendemos eso no aprendimos nada. Es una gran mentira que el dirigente está para discutir un punto más o un punto menos en la paritaria, en absoluto. Hay que discutir la política, porque fue la política la que decidió que tiene que haber un techo del 15% para las paritarias, decide si hay que privatizar o estatizar o direccionar los recursos que tenemos para un sector o para otro.

El movimiento obrero es la única herramienta - por eso atentan contra las organizaciones gremiales – que tiene capacidad para confrontar con este tipo de Gobierno. Porque tenemos organización, capacidad de organización, independencia económica, y eso molesta. Por eso quieren destruirlo.

AP: Más allá de las diferencias que existen en el seno del movimiento obrero, parece que hay un proceso madurativo hacia la unidad de la CGT. No sabemos bien cuando, pero eso más temprano que tarde se va a discutir y va haber un secretario general. ¿Para vos ese proceso está muy verde todavía?

RG: No, por eso digo que pasa lo mismo que en la política. Acá durante mucho tiempo, dirigentes políticos y gremiales estuvieron pelotudeando mucho. Descuidaron la herramienta de la política. Por eso van a ser las circunstancias las que van a definir la unidad. Yo no creo en los triunviratos, tiene que haber un secretario general fuerte como corresponde, tiene que haber un peronismo fuerte, unido. Seguramente el que se salga de ese esquema está jugando a otra cosa o tiene otros intereses.

Acá podemos tener diferencias, pero no podemos tener diferencias en como defendemos a los trabajadores, como hacemos para cambiar este modelo que no tiene nada que ver con el peronismo.

AP: Acá en la región hubo un momento de tensión entre la política y el sindicalismo, cuando le exigían a los dirigentes gremiales que vayan al paro. ¿Acá como se vivió eso?

RG: Nosotros entendemos que ese mensaje viene desde un sector de la izquierda, vamos a hablar en serio. Ahora, si estos muchachos creen que después de muchos años nos van a venir a decir como tenemos que hacer las cosas, están equivocados. Los dirigentes gremiales somos tipos que conducimos hace muchos años, y cuando a la política le conviene nos tratan de utilizar y cuando le va mal piensan que nosotros tenemos que salir.

Adentro nosotros tuvimos esa discusión con muchos sectores, con el kirchnerismo mismo. Pero cuando ellos estaban en el Gobierno éramos los parias. Nosotros discutimos adentro, bancamos ese proyecto porque creemos en eso, pero tenemos que hacer las críticas. Porque acá muchos sectores se creían más papistas que el papa. Ahí creo que la van a chocar, ni hablar de la izquierda, que son como el tero, no saben conducir porque nunca condujeron nada. El movimiento obrero no somos tipos formados de un flancito eh, las circunstancias, nuestra clase social, también amerita que tengamos firmeza, porque todos los días tenemos que conducir.

Nosotros tenemos acá casi 5 mil familias que tenés que administrar, cuidar, proteger y defender sus derechos, pelearte con los poderes. Entonces, no puede venir un 4 de copas a decirte como es. Esas cosas pasaron pero hay que superarlas, pero tampoco nos van a venir a decir como hacer las cosas.

AP: Saliendo un poco de la estructura sindical y yendo más a la estrategia política de cara a lo que viene, ¿qué te parece a vos que tiene que hacer el peronismo para volver a ser gobierno?

RG: Primero me parece que tenemos que dejar de lado las mezquindades. Pero el peronismo está teniendo un problema social, que tiene que ver con nosotros como sociedad. Le pasa al peronismo, al radicalismo, en una escuela, en un club, en un sindicato. Hay un problema social, porque se perdieron valores, se perdieron códigos, se perdió la palabra, se perdió el respeto.

Y si a eso los transportás a un partido, a un club o a un colegio, la política terminó siendo el trabajo más rentable, en vez de ser un instrumento de transformación para la sociedad. Eso lo hemos permitido entre todos, y el peronismo no está ajeno a eso.

Nuestro padres nos enseñaron otra cosa, que si soy compañero soy compañero y te acompaño, el que gana conduce y el que pierde acompaña. Ahora el que pierde salta de un lado a otro, y esas cosas nos hacen muy mal a todos.

Creo que lo que va a ordenar todo esto son las consecuencias mismas de estas políticas, las políticas van a hacer que todos esos dirigentes que se están haciendo los distraídos que digan “nos vamos a tener que juntar”.

AP: Ya aparecerá el conductor de todo eso…

RG: Ya aparecerá. Hay que hacer este ejercicio del peronismo fuera del poder. Estamos fuera del poder, hay que discutir la problemática real de la gente para ver que hacemos cuando lleguemos. Si no tenemos la capacidad de juntarnos, de unirnos, de discutir y de entender que tenemos que ser una alternativa a este gobierno, somos parte de lo que es el macrismo.

AP: Macri desde que asumió ha intervenido gremios, hubo una persecución sindical, algunos dirigentes terminaron presos. ¿Crees que eso logró apaciguar el accionar del sindicalismo o al contrario, elevó la disputa contra el Gobierno?

RG: Este es un gobierno que no es radical, ni peronista, ni socialista, ni menemista, es un gobierno de Ceos, empresarios y patrones. Y llegaron al poder por la voluntad del pueblo, esto no fue un golpe, los votó la gente. Pero está claro que ejercen el poder en toda su plenitud y tienen bien claro por donde pasa el poder. La concentración absoluta de todos los medios, donde te bajan línea permanentemente, siendo el poder para mí más importante, es el primer poder, no el cuarto.

El movimiento obrero es un factor de poder importante de nuestra historia. Lo fue con los militares, lo fue con la derecha y el menemismo y lo va a seguir siendo, de hecho es admirado en el mundo. Ahora, también hay compañeros en este país que se han corrompido, como pasa con un abogado, con un médico, con la política, con un comerciante o empresario. Ahora, 3, 4 o 5 compañeros no hacen al conjunto, porque somos miles los dirigentes de todo el país, pero te muestran a esos cinco.

Por supuesto que atentan contra las organizaciones para dividirlas, quebrarlas y poder avanzar. Ellos vienen planificando nuevamente una reforma laboral, y para que eso avance tiene que tener un movimiento obrero quebrado, dividido y comprado. Van a buscar todas las formas que tengan.

Vemos un buen recambio generacional, muchos compañeros que están en los 35 años y ya son secretarios generales. Yo tengo 54 años, pero son todos de 35 o 40, no son los Cavalieri. Es una regional que se ha renovado felizmente, y tenemos mucha historia de lucha obrera. Eso está acá latente y seguramente va a volver a resurgir eso, con la responsabilidad de estos jóvenes.

Estos son días de reflexión, las conquistas a veces se hacen en la calle enfrentando, confrontando y también se hace formando y educando, haciendo docencia. Hay que buscar las distintas formas de que el movimiento obrero entienda quien es su verdugo.

AP: Recién mencionabas a Cavalieri, pero podríamos salir de los nombres propios y hablar de un sindicalismo más dialoguista o que duerme en la misma cama con el Gobierno. Eso tal vez existió siempre, pero ¿que les pasa a ustedes cuando ven a ese sindicalismo negociar paritarias a la baja y aceptando las condiciones que les impone el Gobierno?

RG: Que buena pregunta, porque hay que estar adentro de las organizaciones. Tenemos un país donde todos son opinólogos, somos master en eso. Yo cumplí 20 años acá, tengo 54 y me relaciono con dirigentes gremiales a nivel nacional. Yo creo que algunos le tienen miedo a los carpetazos, pero también al hombre cuando uno lo va observando, pasan cosas producto de los años. Cuando uno es joven quiere guerra, quiere confrontación y estar en la calle, y pasa un poco lo del padre y del hijo, uno no comprende lo que es ser padre hasta que lo es. Ahí empiezan a jugar las contradicciones, te agarra bronca, porque yo hubiese querido otra cosa, pero sí te digo que con los años esos tipos saben, y saben mucho, aunque tienen sus agachadas.

Esto es como creer que Barrionuevo es un nabo, esos tipos tienen mucho manejo de poder, muchos años de negociación. Yo las diferencias las tengo con muchos, porque claramente haría otra cosa.

AP: Los de UPCN han hablado de un sindicalismo de escritorio, que de todos modos tiene consecuencias positivas para el trabajador. ¿Qué pensás de eso?

RG: A mi me toca discutir con una empresa tan importante como YPF. Los diálogos son válidos porque te hacen crecer, pero que no sea de sordos. El espíritu de lucha del movimiento obrero tiene que estar. Si se puede arreglar el conflicto en una reunión está bien, pero no tiene que ser eso permanentemente.

Hoy ningún trabajador está contento con las paritarias que estamos cerrando, pero tenemos la esperanza de que esto en algún momento cambie. Y no solamente depende de los dirigentes, depende del pueblo. La herramienta más importante para revertir esto es el voto popular, y para eso hay que formar conciencia.

AP: Para cerrar, muchos gremios que van a componer el frente gremial formaron parte de Unidad Ciudadana en las últimas elecciones. ¿Ustedes piensan convocar a ese espacio y a otros sectores del peronismo?

RG: Todos aquellos que entendemos que estas no son las políticas que nos benefician, queremos que sean parte de este conglomerado gremial que estamos formando. Tenemos un acercamiento muy fuerte al sector kirchnerista, no obstante, eso no podemos descartar que hay que llamar a todos. Podemos discutir muchas cosas, pero no podemos discutir el gobierno que tenemos en frente. Si no somos parte de eso.

El lanzamiento del Frente Gremial será el jueves 3 de mayo en la sede de Luz y Fuerza, a las 18.00 hs.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias