Actor Político
www.actorpolitico.com
domingo 24 de junio de 2018 - Edición Nº1462
Opinión

Crónica del 9M: El día después del tsunami

Autor: Martina Forneri

9 mar - Levanto la vista, doy una pitada y me encuentro con los ojos de una mujer que pasa por ahí. Ella me mira y me sonríe. Me sonríe fuerte, emocionada, contenta. No la conozco, ni ella a mi. Pero hoy es 9M y las dos sabemos de qué se trata.

Son las 9:30 y el sol me pega directo en la cara. Hace calor. Es obvio que necesito seguir durmiendo, una horita más me vendría muy bien. Pero me levanto. La única razón es que ayer estuve afuera casi todo el día, así que no pude ver casi nada de las repercusiones del paro internacional de mujeres y las marchas multitudinarias de la tarde

Hago unos mates y prendo la tele. Nada. Un tsunami violeta y verde arrasó con todo ayer, pero las noticias hoy son otras. Abro las redes, ahí tiene que haber algo más. Efectivamente, cientos de personas comparten fotos y palabras y sentimientos luego de la histórica movilización. Parece una añoranza coral, la suerte de haber vivido un día de excepción, en el que la que quiso anduvo en tetas, hizo paro, se juntó con amigas, hermanas, tías, primas, vecinas, o simplemente miró la tele, tratando de caer. Nadie fue indiferente. No se podía.

El 9M es muy extraño, porque el cuerpo duele y tengo una resaca rarísima, como si fuera una resaca del alma. Es que fue tanta la alegría, la fuerza, la mística, el llanto, las canciones, los gritos, las corridas, los bailes, los abrazos y los besos, esa sensación de que había que darlo todo, de que vaciarse era necesario porque este paro y esta movilización tenían que marcar un hito, un antes y un después definitivo para que nada vuelva a ser igual.

Y lo logramos, pienso mientras me visto. Cada tanto vuelvo a llorar un poco. Son dos o tres lágrimas, tranqui. Pero como que me agarra, porque me acuerdo, porque pienso en mi vieja y en mi hermana y en las pibas. Pienso en mí también, mucho. Tengo que ir a trabajar y vivir este día después, aunque quisiera que el ayer fuera eterno.

Ahora es cuando sucede. No más salir al mundo, lo empiezo a sentir. Ahí están ellos. Los que tienen el poder y la gloria. La actitud podría definirse así como: “Qué lindo lo que hacen. Vayan, marchen, puteen todo lo que quieran. Cuando vuelvan, las cosas van a estar donde estaban. Las vamos a mandar a hacer mandados, les vamos a dar tareas de mierda que nadie quiere hacer, nos vamos a reír entre nosotros de la vida y de ustedes. Porque así es el mundo donde vivimos. Lo hicimos los hombres a nuestra imagen y semejanza, para que nos quede cómodo y no vamos a entregarlo tan fácilmente”.

Tengo ganas de llorar, pero en realidad es gracioso, pienso. Porque claro, todo es tan confuso. Para mi y para ellos. La diferencia es que yo siento esta confusión de otra manera, como ascendente, podríamos decir. O sea estoy cansada y dolorida y encima me hinchás los ovarios, pero estoy tranquila porque estuve ahí. Pude ver y sentir que la historia está cambiando irremediablemente y ahora está de mi lado. En cambio vos, macho con poder, estás aterrado. Nunca la viste venir. Nunca pensaste que algún día ibas a tener que pegar un grito que te salvara del desorden en el que el mundo se sumió ayer. Que ibas a sentirte obligado a reafirmar tu hombría y tu lugar porque, por unas horas, todo estuvo en juego.

Para despabilar, salgo a fumar un cigarrillo a la vereda. Estoy ahí, pensando en todo esto, llena de bronca y buscando desesperadamente la manera de salir, de cambiar este presente tan denso e injusto sirviéndome de la fuerza que bebí ayer. “Qué poderosa es la brujería”, le había dicho a una amiga cuando bailarinas y tambores irrumpieron en la movilización, generando un ritual ancestral en un espacio-tiempo ajeno, el ahora, el de calles 7 y 50 de la ciudad de La Plata.

Levanto la vista, doy una pitada y me encuentro con los ojos de una mujer que pasa por ahí. Ella me mira y me sonríe. Me sonríe fuerte, emocionada, contenta. No la conozco, ni ella a mi. Pero hoy es 9M y las dos sabemos de qué se trata.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias