Actor Político
www.actorpolitico.com
sábado 21 de julio de 2018 - Edición Nº1489
Legislativas

El Gobierno logró la reforma previsional y el peronismo consolida un interbloque opositor

19 dic 2017 - Con la llegada de Agustín Rossi a la jefatura del bloque del Frente Para la Victoria y la salida de Massa del Congreso, la oposición empieza a configurar su estrategia opositora con Solá y Camaño como mediadores. Cambiemos tuvo su primer desencuentro con la sociedad civil.

El día empezó con la foto que Macri necesitaba: todos los gobernadores posaron con timidas risas junto a Rogelio Frigerio y Marcos Peña. Posteriormente el diputado de Salta, Pablo Kosiner, celebró el bono para los jubilados y avisó que el bloque federal respetaría el acuerdo tributario que firmaron los mandatarios. Finalmente habría quórum y reforma previsional. Aunque la noche sería larga, Macri ya tenía los números. Pasarían más de diez mociones de privilegio que intentaron levantar la sesión y una estrategia mas fina de Graciela Camaño que intentó volver a comisión, pero no tuvieron exito.

La oposición peronista no pudo doblegar el quórum que le aportaron los gobernadores al oficialismo pero finalmente se pudo ver una estrategia de la oposición que trabajo coordinada. La misma fue llevada adelante por el jefe de bloque del Frente Para la Victoria-PJ-,Agustín Rossi, de Graciela Camaño y Felipe Solá del Frente Renovador, y peronistas que se destacaron como Maria Emilia Soria y la santafecina Rodenas, que le aportó una cuota de republicanismo a la oposición.

Los cruces más fuerte se dieron entre Agustín Rossi y Elisa Carrió, cuando Lilita lo acusó por Milani y el Chivo, categórico, la relacionó con la última dictadura militar. "Te hubieses ido cuando eras funcionaria de la dictadura en el Chaco, mientras mataban a nuestros compañeros en Margarita Belén", disparó.

La estrategia de la oposición para que Cambiemos levante la sesión fue avisar que estaba pasando en las calles donde la policía repartía palos y gases a los manifestantes. Pero el número estaba cerrado y las mociones perdían constantemente ante una atonito Monzó que se limitaba a rechazarlas.

"Es gravísimo lo que está pasando. Levantemos esta sesión como forma de evitar la violencia en la Argentina", intentó persuadir Rossi.

Por otra parte, la figura legislativa que mostró la oposición, Graciela Camaño, indicó: "Es cierto, existe una conspiración institucional, y está vinculada al pésimo manejo que ha hecho Cambiemos de este tema. Repudiamos a los violentos de afuera y de adentro. No sería la primera vez que el gobierno mete instigadores en las marchas", subrayó haciendo responsable al Gobierno Nacional.

El siguiente que intentó bajar la sesión fue Leonardo Grosso, representante del Movimiento Evita, quén marcó: "No hay condiciones políticas, hay un paro de la CGT en marcha, hay una movilización en la plaza que está siendo brutalmente agredida. No se dialoga a los tiros: esta es la metología de la chequera y las balas de goma".

Mientras pasaban las nociones de privilegio y de orden, el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, apurado en aprobar la reforma, decía "gracias, el siguiente".

Otra de las diputadas del peronismo que pateó el tablero con un discurso incendiario fue la rionegrina Maria Emilia Soria, quien fustigó a los gobernadores con una acusación brutal: "son prostitutas de Macri". Posteriormente la legisladora le pediría perdón a las trabajadoras sexuales, no a los gobernadores.

“Cambiaron los votos de los jubilados de sus provincias a costa de que Macri no incendie las provincias. Eso es coerción y afecta el federalismo”, disparó la aguerrida diputada del FPV-PJ.

Pablo Kosiner fue el encargado de sostener el acuerdo entre Macri y los gobernadores. Lo peor que tuvo que soportar el salteño fue el aplauso cerrado de todo el bloque de Cambiemos y la Unión Cívica Radical cuando avisaba que iban a acompañar el ajuste.

"Creemos en un peronismo que se tiene que preparar para ser opción de gobierno. Queremos ganarle a (Mauricio) Macri en las próximas elecciones, pero no vamos a ser parte de ninguna opción que quiera ser gobierno apostando al fracaso de otro gobierno”, planteó el salteño, que responde a Juan Manuel Urtubey.

"Tenemos la responsabilidad de administrar a muchas provincias. Hay 23 de 24 gobernadores que han firmado un acuerdo federal, y de eso nos hacemos cargo perfectamente”, justificó.

Agustín Rossi, quién levantó un bloque de legisladores kichneristas y debutó con una victoria el jueves pasado, apuntó: "Este diciembre es distinto, pero el FMI siempre está. Lo que esconde esta reforma son sugerencias que dejó en la visita del 2016, y una necesidad del gobierno por buscar 100 mil millones de pesos. La derecha cuando gobierno corta el hilo por lo más delgado", indicó.

"El bono es un caramelito que dieron no compensa para nada a los jubilados. La reforma es perversa y generó la reacción de todos menos de este recinto, los argentinos la rechazan. Si hoy hubo cacerola, mañana va a haber más cacerola", avisó Rossi.

"Lo dijo Sabsay", apuntó Moyano poniendo en duda la inconstitucionalidad de las nuevas actualizaciones: "Siguen negando que hay un recorte, este bono no tiene nada de compensatorio. La norma es inconstitucional, no porque seamos opositores, sino porque lo dijeron prestigiosos constitucionalistas como Sabsay", argumentó el hijo de Hugo.

"Amerita analizar en que contexto social y económico se dan estos ajustes. La jubilación mínima es de 7200 pesos y la canasta básica está arriba de 17 mil. Coraje hay que tener para meterse con los fuertes y avanzan sobre derechos de los más vulnerables", indicó Moyano.

Camaño, conocedora como nadie del reglamento parlamentario, y mostrando un timing envidiable, intentó mandar la reforma a comisión. "Para mí el tema previsional es trascendente, que se enmarca en el derecho constitucional social. Este no es un tema de coyuntura financiera, requiere de mucho estudio. Tocaron un lugar sensible y recortaron. Están trabajando con el bolsillo del trabajador jubilado. La ley no sirve y es inconstitucional", arguementó.

Los números volvieron a lucir el acuerdo con el peronismo del interior, y el radical Mario Negri pidió que se vote, ganando una trascendental batalla para el Gobierno de Mauricio Macri, que tuvo el primer revés con la sociedad civil, pero que políticamente volvía a ganar. Fueron 128 votos a favor, contra 116 en contra.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias